Adelgazar te está costando más de lo necesario

La clave para estar delgada sin dietas, ejercicios,
pastillas, ni cuentos chinos…

Hay miles de fórmulas
que dicen que funcionan

Pero el precio a pagar es muy elevado,
no me refiero al coste económico,
sino a todo el esfuerzo que te obligan a realizar.

Porque cada uno es como es.
A cada cual le gusta una cosa, unos horarios, unas comidas.

¿De verdad crees
que todo esto que te voy a reseñar
es tu responsabilidad?

Quiero decir… Que no adelgazas por tu culpa cuando…
¿Te proponen esto que vas a leer a continuación, una y otra vez?…

  • Seguir una dieta que no te gusta…
  • O es una dieta aburrida y sosa, sin sentirte satisfecha, comer es una cruz…
  • O, simplemente que quieres seguir comiendo a tu estilo, con tus recetas de siempre y como a ti te gusta. Pues no te dejan.
  • Hay que privarse de cantidades. Y mejor no hablemos de las dietas de pesar y medir…
  • Por supuesto, privarte de determinados alimentos o grupos de alimentos enteros…
  • Pasas tanta hambre, que muchas noches hasta te impide dormir, ¿a que te rugen las tripas al meterte en la cama?
  • Y no se te ocurra saltártelo mucho, que el efecto rebote acecha…
  • No nos olvidemos de que si no adelgazas te dirán que es porque no haces ejercicio. Algo que es bueno hacer, lo sabes, pero como lo odias nunca lo vas hacer, y siempre te sentirás mal por ello.
  • Y si consigues hacerlo… ¿sabes que cada vez vas a necesitar comer menos y hacer más ejercicio, si es que estás en una dieta hipocalórica?
  • ¿Conoces algo sobre el metabolismo basal y su ralentización?
  • Te recetan pastillas que no entiendes para no tener hambre o suplir carencias, no sé qué es peor.
  • Estreñimiento o diarrea o ambos, según el día… y quizá más pastillas para solucionarlo.
  • Sacrificio de la vida social, porque es evidente que no puedes comer así en reuniones con otros.
  • Ah y pasar a ser la rarita del grupo o de la familia, ¡se me olvidaba!
  • Prescindir de nutrientes clave, lo que te pasará factura a partir de los 35 y no te digo desde los 40…
  • Culpa, culpa enorme, todo es tu culpa en este sistema perverso, porque la fuerza de voluntad en un escenario así es literalmente imposible de mantener.
  • Además, considero cruel proponerle esto a alguien que sufre por exceso de eso y que ya tiene la autoestima bastante lastimada por no conseguir adelgazar. Me da igual que nos refiramos a 3 kilos como si son 30 kilos. Si la persona sufre, ¿no te parece inhumano aumentarle el sufrimiento? ¿Acaso el fin justifica los medios?
  • Cambio de horarios. Si a ti te gusta comer a las 22h con tu familia, ya no puedes, es tarde. Y ¡ojo si no desayunas!
  • O al revés, el ayuno intermitente es Dios… ¡Ah! ¿Qué te lo saltas? ¡Así no hay manera!, te dirán, claramente no adelgazas porque lo haces mal (claro, como si fueras super woman y pudieras con todo esto).
  • Obviamente sentirás una enorme frustración por no ser capaz de comer cuándo y cómo se te pide. ¿Acaso alguien puede seguir todo esto?
  • Seguirás con visitas al profesional que te mantiene en algo que te hace sufrir, a quien encima le tienes que pagar por ello… y sin resultados. Y entonces…
  • Habrá nuevas propuestas perversas a sumar para parchear lo que de entrada no sirve (obviamente se deja claro que es por tu culpa, porque no lo estás siguiendo, eres débil y poco comprometida ¿no lo ves?: ¿Hipnosis? ¿Regresiones? ¿Acupuntura? Todo eso no es que esté mal, pero sigue sin hacer que adelgaces y cuesta tiempo y dinero y alarga el proceso…
  • Así que, mientras tú sigues sin adelgazar, tu bolsillo sí lo hace.
  • Y el tiempo corre en tu contra, porque a mayor esfuerzo sin resultados, mayor frustración. Y esto te lleva inevitablemente a tirar la toalla.
  • Lo siguiente a tirar la toalla es abandonarse. Y si estás en 35-40 años… vas camino de comenzar el climaterio estando gorda, y esto hará que engordes más.

La propuesta que yo te hago para ser una persona delgada…

¡Madre mía! No tiene nada que ver con lo anterior. ¡Nada!

Y fíjate que, además, los resultados llegan en cuanto captes la propuesta.

Sólo eso.


Que te des cuenta de lo que te propongo… Y te preguntes…

¡Cómo es posible que no viera algo tan sencillo!



Bueno, ten en cuenta
que llevo más de 20 años
acompañando (entre otras cosas)
a personas a adelgazar.

Con buenos resultados,
pero no con este sistema…

Porque tan sólo hace unos meses
que he dado con la clave para convertir a las personas en delgadas.

Y es que me di cuenta de que…

No es lo mismo adelgazar
que ser una persona delgada.

Y por eso, en mi propuesta…

  • No encontrarás información contradictoria
  • Me baso en historias de éxito reales, la primera la mía, y no me refiero a comer low carb.
  • No tienes que seguir ninguna dieta.
  • Hay mucho fraude por internet, sobre todo cuando se trata de tomar pastillas.
  • Yo no te receto ninguna pastilla.
  • Puedes seguir la dieta que te dé la gana y, aunque no lo recomiendo a nadie, no es porque quieras adelgazar, sino por salud… si te da la gana, come solo chocolate y dulces.
  • Porque esta forma de adelgazar no tiene que ver con lo que se come, sino con eliminar el peso que no te corresponde.
  • Y, además, no tiene que ver con privación ni sufrimiento.
  • Con esta propuesta, ganarás en salud física y mental, aunque comas dulces.
  • Y no solamente no vas a sufrir ni sentir culpa, por no poder conseguir adoptar medidas imposibles, sino que vas a ganar en autoestima.
  • Yo estoy siempre personalmente al otro lado para que te sientas acompañada. Yo misma, que soy quien ha vivido lo que te propongo y lo he visto vivir en otros alumnos.
  • Insisto, no te acompaña un becario ni la mejor nutricionista que sabe muchas cosas, pero nada de lo que te estoy proponiendo aquí. Porque mi propuesta no va de ese rollo.
  • Y, por supuesto, esto no es un programa automatizado y anónimo, como ninguno de mis cursos lo es.



No se trata de dieta, ejercicio, pastillas…
Se trata de aprender a ser
una persona delgada

Por eso, tampoco hay efecto rebote.
El cuerpo no ralentiza su metabolismo

El cuerpo cambia y se convierte en el cuerpo de una persona delgada.

Es así de sencillo.
Y claro, por eso es duradero.

Adelgazar no dura para siempre
Ser una persona delgada, sí.

A continuación, algunas cuestiones prácticas…

¿Qué material contiene el curso?

El curso está documentado en un PDF en A4 con 78 páginas.

Si lo deseas, además, puedes adquirir el dosier del PDF impreso y encuadernado, que te enviamos directamente a tu casa, a cualquier lugar del mundo, vía mensajero; lo que nos permite llegar a países de América Latina en cuestión de 3-4 días desde que sacamos el envío desde Madrid (España)

¿Podré preguntarte dudas?

Sí. Además, la tutorización la hago yo misma.

Nunca subcontrato la relación con mis alumnos. Y además es para siempre. No caduca.
Y por el precio que tiene este curso, es una de las cosas que más sorprenden a nuestros alumnos.

Sinceramente, no conozco ningún colega de profesión que realice esta labor personalmente.

¿Hasta cuándo podré acceder?

Puedes acceder siempre que quieras y las veces que desees. Para siempre. No caduca. Incluida la tutorización directa con Ana Moreno vía email.

¿Cuándo es?

Comienza una vez te inscribas. Puedes acceder cuando desees, no caduca y tantas veces quieras. Dispondrás del contenido y de mi soporte para siempre.

En unos instantes desde que recibamos tu inscripción, te enviaremos un email de bienvenida al email que nos dejes cuando efectúes el pago.

¿Qué precio tiene?

Este curso tiene un precio de 90€ o de 130€, según si además del PDF, deseas que te enviemos a casa el Dosier encuadernado en A4 de 78 páginas

¿Por qué este precio?

Porque el curso está tutorizado directamente por mi (no por un becario ni por nadie de mi equipo) y para siempre, respondiendo tus dudas vía email en como mucho 24h (normalmente mucho antes, excepto los fines de semana, que descanso). Como en todos mis cursos, no resuelvo casos personales, pero estaré encantada de ayudarte personalmente si te surge alguna pregunta sobre el sistema que propongo en el curso.

Solamente por la tutorización ya merece la pena el precio del curso.

¿Existe garantía de devolución?

No.

Si crees que no tengo nada que enseñarte sobre estos temas, es mejor que no te inscribas.

¿Es una buena inversión?

Para mi desde luego que lo es. He sido muy generosa sin guardarme ninguno de mis “trucos” o recursos que te ayudarán por fin a convertirte en una persona delgada. Ser una persona delgada significa estar delgada siempre y olvidarte de hacer dietas una y otra vez.

Aunque claro, yo soy parte interesada y podría no estar diciéndote la verdad…

Lo que si está claro es que es mejor inversión ahora, antes de que suba de precio, que no sé cuándo será, pues depende del tiempo que invierta en el soporte que ofrezca a mis clientes… Pero calculo que para el 13 de junio de 2021, el precio habrá subido ya seguro.

A partir de ahí, tú decides…

***Importante, no debes comprar este curso si ya dispones del curso “Cómo hacer de la Menopausia la Mejor Etapa de tu Vida”,
salvo que quieras tener el dosier impreso y encuadernado, además del PDF.